Macarena vive en Argentina. Madre de dos hijas y fotógrafa. Inició su camino en la fotografía en 1998 durante su adolescencia. Desde aquel entonces ha realizado todo tipo de especializaciones, cursos y workshops de la mano de grandes maestros. Autodidacta e inquieta casi sin pensarlo se sumergió en un mundo fascinante. Hace 5 años su vida cambio por completo cuando decidió dejar su profesión de Analista de Sistemas y abrir su propio estudio.

Desde aquel momento fruto de su esfuerzo constante y trabajo los clientes se multiplicaron y su sueño se transformó en un proyecto concreto y fructífero.

Lo que más valoro de la fotografía es que en ella encontré un medio de expresión que me permite conectar con el mundo y sus sensaciones más profundas. Delante de mi lente pude ser testigo de las situaciones más maravillosas y conocer a muchísimas personas especiales. Existe una inexplicable conexión con las personas que fotografío, una sensación de confianza. Y ese es mi principal desafío en cada sesión. Poder mostrar su alma, tal cual son.

 

 

 

Quisiera agradecer a mi marido Ignacio, que sin su apoyo incondicional y confianza nada de esto hubiera sido posible.